Home » » BLANCANIEVES Y LOS 7 SADITOS

BLANCANIEVES Y LOS 7 SADITOS


Y antes de dormir...un cuentecito...





¡El príncipe azul estaba harto!, ¿que quería blancanieves?, ¡el era un buen amante! ¡todas las taberneras de la comarca, e hijas, podían dar fe de ello¡. ¿Acaso era su rabo?… ¡media tres palmos!… ¿¡que era!?… en la cama ella se aburría, cuando follaban parecía no hacerle caso… ¿pero que le gustaba a ella?…

Desconcertado el príncipe acudió a los enanitos, aunque preferían ser llamados “colectivo de seres de corta estatura y gran rabo en proporcion”, aquellos que tanto habían vivido con blancanieves varios años. ¿Ellos podrían ayudarle?. En la casa le recibió mudito, con una extraña bola roja en su boca.
-Hola mudito… ya veo que seguís con esa moda del cuero negro, debéis gastaros una fortuna en grasa de caballo… ¿puedo pasar?
En el interior de la casa, un enmascarado golpeaba a Tímido, que atado al potro no podía escapar, ni esconder sus mejillas coloradas.

-¿esta Sabio chicos?- pregunto el príncipe
-¡Si coño! ¡claro que esta! – contesto gruñón inconfundible tras la mascara- pero claro aquí las cosas se hacen bien ¿sabes?. si no están todo el puto día molestando…- apretó el látigo en la mano
-¡Príncipe! – le saludo sabio bajando las escaleras acompañado de replicar de piercings- estaba poniéndome un príncipe Alberto y que oportuno que haya llegado un príncipe de verdad – rió su broma.
-Sabio tienes que ayudarme- el príncipe le contó sus problemas de cama- ¡Y no se por que no disfruta!
-Entiendo buen mozo… pero dime, ¿como folláis tu y ella?- pregunto mezándose la barba, lustrosa por la vaselina
-Bueno… nosotros…- se ruborizo como un colegial- la beso.. la acaricio… y se la.. la..
-¿Se la metes como una bestia irracunda?- aporto gruñón haciendo el gesto gráfico- hasta que grite que eres su papaito ¿¿eh??- había sacado la lengua y jadeaba- ¡o si! adoro cuando esas putas hacen eso…
-O quizás le mete el puñooo hasta la…..zzz..- aporto dormilón antes de quedarse dormido colgado de sus cadenas
-¡No no…!- grito avergonzado el príncipe- solo se la meto ahí… hasta correrme..
Los enanos se miraron, en esa mirada había mas malicia y entendimiento que en muchos tratados de tortura nazi.
-Entiendo entiendo buen mozo… mira.. te daremos una clase practica ¿vale?- le aseguro sabio- ¡traed a la bruja!
De un rincón trajeron tirando de una cadena a la bruja, la madrastra de blancanieves, que se había salvado de aquel accidente en las montañas, siendo rescatada por los enanos y convenientemente reeducada con sus particulares métodos. Gruñón le quito el bozal, asegurándose antes de estar sujetando bien la cadena.
-¡FOLLADME HIJOS DE PUTAA!- grito extasiada
-¡calla perra! – grito gruñón golpeando sus nalgas con el látigo- Disculpanos príncipe… a veces se enrala uno poco la jodida- se excusó gruñón, quien evidentemente se había encargado de la educación de la bruja
-¡puta! a la cama- ordeno el sabio, ella obedeció diligente- ¡Mudito! ¡enseñarle al príncipe como se lo hacemos los enanitos!
Mudito pego un salto alegre y se quito el pantalón de cuero. Su badajo toco el suelo una vez libre ante el asombro envidioso del príncipe. Con parsimonia, haciendo antes su personal baile, se lanzo sobre la bruja.
-yo.. ¿eso se puede hacer?- gimo el príncipe viendo la escena- ¡hasta el codo!… ¿y eso no se rompe?… ¿botellas de leche?… ¿con cera caliente?… ¡por dios!- por un momento escondió el rostro entre sus manos
-Aprende Príncipe… aprende- dijo Sabio palmeandole el hombro con afecto
Acabada la sesión, la bruja quedaba en coma sobre la cama y mudito se echaba agua sobre su rabo rojo del uso. Sabio se acercó al príncipe con un saco lleno de bultos.
-aqui tienes… seguro que sabrás usarlos, y si no sabes…. ¡se inventivo! ¡animo machote!-
El príncipe de camino a su castillo abrió el saco y tras ojear lo que contenía, saco un antifaz de cuero que se puso sobre la piel… si…le gusto como sentía… luego cogió el látigo de cuero negro, trenzado y tachonado, lo apretó en su mano y tras estirarlo, lo alzó contra el cielo.
-Blancanieves….¡aquí esta tu papaitooo!….- grito al bosque con una sonrisa.
Poco tiempo después blancanieves decidió cambiar su cursi nombre por el de “CueritoNegro” y su esposo, bautizó su reino con un nombre que sería famoso… “sadolandia”.

Y vivieron felices y se ataron a los potros…


Moraleja: “Habla, conversa, pregunta, escucha, aprende y disfrutarás de lo lindo"   y felices sueñosssssss...


http://alby.serdiferente.com/?p=324
 
Support : Copyright © 2015. Fotos Reaisdees Posas - All Rights Reserved